Píntate

Cuidados generales Cabello

Cuidados generales para el cabello



     Para mantener un pelo sano debemos seguir una serie de consejos:







    



1. Cepíllalo diariamente para oxigenarlo y dinamizar su estructura. Hazlo únicamente cuando el pelo está seco, y hazlo en todas direcciones, procurando usar un cepillo de madera o cerdas naturales. Si tienes el pelo muy rizado, mejor usa un cepillo de dientes muy separados, o los dedos, ya que los cepillos pueden cortar el pelo rizado del cuero cabelludo, destruyéndolo.

    Además, cepillar tu cabello antes de lavarlo permite eliminar la suciedad, las células de piel muerta se desprenden y el cabello se desenreda, mejorando también la circulación de la sangre por el cuero cabelludo. Pero esto no significa que sea necesario estar todo el día peinándolo, es más, un cepillado excesivo puede romperlo y eliminar sus aceites naturales, dejándolo seco y mate.

     Lava tus cepillos y peines regularmente con agua caliente jabonosa y déjalos secar en un lugar aireado. Desecha los que tengan cerdas o púas rotas, porque pueden dañar el cuero cabelludo y el cabello.


      2. Utiliza productos específicos para tu tipo de cabello, teniendo además en cuenta si lo tienes teñido o con permanente.


      3.  Lávalo y acondiciónalo siempre que lo requiera. No es necesario lavarlo todos los días, es decir, aunque lo aclares con agua, no utilices champú si no es necesario, ya que lavados excesivos resecan el cabello.


      Evita champús con lauril-sulfato de sodio. Esta sustancia química es un detergente sintético usado en la fabricación de jabón para platos y pasta de dientes, entre otros. Forma mucha espuma, pero es muy agresivo y puede resecar el cabello. Es preferible usar champús con decil-glucosa o decil-glucósido, que es mucho más suave.

      Evita champús con acondicionador incorporado, a menos que su cabello sea muy sano y resistente, estos productos no sirven para tratar el cabello que necesita cuidados especiales


     4. Aplica el acondicionador desde la raíz con un masaje circular para estimular el crecimiento del pelo porque aumenta el flujo sanguíneo desde el cuero cabelludo.  Si tu cabello tiende a caerse, es recomendable aplicarlo solo sobre las puntas. Déjalo actuar  durante un minuto como mínimo.

     De forma normal perdemos 20 cabellos más o menos cada vez que nos lavamos la cabeza, por lo que no debes alarmarte, especialmente en otoño.


      Acláralo a conciencia, hasta que los mechones estén prácticamente desenredados, con agua templada o casi fría, ya que el agua muy caliente lo daña.


      5. Sécalo en primer lugar con la toalla suavemente, solo presionando, sin frotarlo. Después déjalo secar al aire libre preferentemente, y si vas a usar un secador o la plancha, usa un protector de calor y separa el cabello en pequeños mechones. Empieza por la parte inferior y nunca pegues el secador o plancha al cuero cabelludo.


      6. Desenrédalo con cuidado para no quebrarlo, empezando desde las puntas, seguir por la mitad y terminar de la raíz a las puntas. Con el pelo mojado, péinate con un peine de púas separadas y redondeadas para evitar estropear el cabello.
    

      7. Aplícate una mascarilla una vez a la semana, pero no sobre el cuero cabelludo, sino a un centímetro de la raíz, ya que la mascarilla sólo va a tratar el pelo, y déjala actuar durante 10 minutos aproximadamente, según la duración que indique el producto. Además, en la playa o en la piscina utiliza productos que incluyan un filtro para proteger el cabello.


8. A la hora de dormir evita hacerlo con accesorios para el pelo (cintas, horquillas, rulos, etc.), porque pueden dañar la fibra capilar; ni con el pelo mojado, porque resulta muy dañino, el cuero cabelludo sufre con un largo periodo de humedad, y poco a poco va perdiendo fuerza y se ve menos vigoroso.


      9. Córtatelo cada 6 a 8 semanas para evitar las puntas abiertas y para conservar la forma del peinado.


     No debes abusar de los productos de fijación (lacas, geles, gominas...), porque son agresivos para nuestro pelo, lo ensucian, lo resecan y hacen que si los usamos a diario, nuestro cabello pierda su equilibrio natural. 


     Además de todo esto, es fundamental tener una alimentación equilibrada que aporte vitaminas necesarias para mantener el cabello sano. Hay varias vitaminas y minerales que ayudan al crecimiento y salud del pelo, como la biotina, vitamina E, vitamina K y vitamina C.
 


     Si quieres asesoramiento sobre los productos idóneos para tu tipo de cabello
consulta a nuestra asesora.


    
Para un cuidado más específico de tu cabello, sigue leyendo...

 


Fuentes:

www.cuidadodelcabello.net
www.trendenciasbelleza.com
www.mujeraldía.com
www.echicas.net
www.enbuenasmanos.com
www.lukor.com
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=