Píntate

Brochas y pinceles

Brochas y pinceles




Debemos saber identificar los distintos pinceles, ya que hay un pincel adecuado para cada paso del maquillaje.


Pincel para base: Chato y fino, puede ser recto o ligeramente redondeado. Ayuda a esparcir la base en todo el rostro, y no importa si ésta es líquida o cremosa.

Pincel para corrector: Poco usado fuera del ámbito profesional, el pincel para corrector es fino, achatado y de cerdas firmes. Puede ser de forma cuadrada o puntiaguda, y sirve para que la aplicación del corrector sea mucho más precisa.


Brocha para polvo y rubor: Tiene las cerdas suaves y su acabado es redondeado, y se diferencia por su tamaño, porque la de rubor es más pequeña, para que puedas localizar mejor el rubor en las áreas que tu rostro lo necesita.



Pincel para sombra: De forma redondeada y cerdas suaves, se usa para esparcir la sombra en todo el párpado. Puede sustituirse por el esfumino, que en vez de pelo tiene una esponja para la aplicación de los cosméticos.



Pincel difuminador de sombras: Es suave, y sus cerdas vienen recortadas en forma ovalada. Se usa para fundir la sombra logrando un efecto menos marcado y más natural.

Pincel para delinear: Muy fino y de cerdas firmes, se usa tanto para delinear los párpados como para corregir las cejas con maquillaje.



Pinceles para labios: Son prácticos, hacen que el labial dure más y con ellos evitas desechar la barra labial cuando aún queda en ella un poco de producto. Puede ser muy fino, para delinear los labios, o más tupido, para esparcir el lápiz de labios.



¿Cómo se limpian los pinceles de maquillaje?

Cada quince días, lávalos con un champú suave y sécalos con una toalla de papel. Espera que estén bien secos para guardarlos o volver a usarlos.




Fuentes:
www.femenino.info
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=